Si no tuviste suficiente con los primeros días de celebración, no te preocupes, aún queda cuerda para rato. El lunes es uno de los días más fuertes: puedes pasarte tantas horas como quieras mirando la rúa y después acercarte a algún bar a continuar la fiesta hasta que el cuerpo aguante. 

El Rosenmontag o lunes de Carnaval

Se trata sin duda del acontecimiento del año. Un desfile de unos 7 km para el que se necesitan 3,5 horas si se quiere ver entero. Oficialmente es un día laborable pero muchas empresas y comercios hacen la vista gorda por la magnificencia del acto.

Las dimensiones son inimaginables: hasta que no lo ves no lo crees. Participan más de 12.000 personas y más de 500 caballos, tocan 112 bandas de música, trabajan 800 policías y se lanzan 300 toneladas de caramelos y más de 300.000 flores. Todo para más de un millón de espectadores.

Lo más increíble es que los 1,5 millones de euros que cuesta organizarlo salen de los bolsillos de los participantes, no de las arcas de la ciudad. Por supuesto los que más deben rascarse el bolsillo son el príncipe, el campesino y la doncella, pero a cambio se dan un baño de masas. Ya dicen que sarna con gusto no pica. 😉

Abrígate bien porque el tiempo en febrero en Colonia no perdona y hazte a la idea de que estarás unas cuantas horas de pie en la calle. Eso sí, todo tiene su recompensa: podrás cazar al vuelo caramelos, golosinas, barritas de chocolate y hasta cajas de bombones («Kamelle«) y ramitos de flores («Strüßjer«).

Si no te apetece pasarte tantas horas a la intemperie puedes acercarte a las calles adyacentes a Chlodwigplatz a primera hora de la mañana y observar cómo preparan las carrozas. Verás que las cargan de cajas y cajas de caramelos. ¡En algún sitio tienen que meter las 300 toneladas de chucherías que reparten!

El martes de Carnaval

Parece que todo haya terminado: la mayoría vuelve al trabajo con normalidad, las tiendas están abiertas y los turistas abandonan en masa la ciudad. Sin embargo, todavía tienen lugar muchos desfiles por algunos barrios.

Los «Veedelzoch» acontecen en barrios como el de Nippes, Ehrenfeld, Deutz, Kalk o la Südstadt. Por supuesto, estos desfiles son de dimensiones más pequeñas que el del Rosenmontag pero muchas carrozas repiten así que si te perdiste la rúa del lunes tienes otra oportunidad de disfrutar de un desfile con mucha menos gente y menos competencia para agarrar caramelos. 😉

Por la noche llega el momento de buscar al chivo expiatorio al que responsabilizar de todos los pecados cometidos. El «Nubbel«, un muñeco de paja que ha estado colgado en la fachada de algunos bares durante estos días tiene un triste final: lo queman. El pobre asume la responsabilidad de todos los excesos cometidos y es incinerado en frente del local donde estuvo colgado en un ritual acompañado de música, parodia y cerveza.

Carnaval de Colonia, Nubbel, Nubbelverbrennung
El pobre «Nubbel» no sabe el final que le espera

El miércoles de ceniza

Terminó todo, ahora toca tiempo de Cuaresma: penitencia y privaciones. Nada de alcohol, ni dulces, ni carne. Muchos lo llevan a cabo, créeme. Quizás no renuncian a todo, pero sí a algo que les guste mucho durante los 40 días que siguen. Los más devotos incluso van a misa a recibir una cruz de ceniza en la frente.

Sin embargo, la mayoría se contenta con ir a algún restaurante a comer pescado, por lo menos el primer día de la Cuaresma. Los restaurantes preparan una carta especial con productos del mar para ese día. La cocina alemana no destaca por sus especialidades de pescado y mariscos así que es una buena ocasión para disfrutar de ello si es lo que te gusta.

Aschermittwoch, Carnaval, miércoles de ceniza, Karneval
Los mejillones son uno de los platos estrella el miércoles de ceniza

¿Qué te pareció el resumen? Prometo que he intentado ser breve. No se puede negar que no haya actividades para todos los públicos y bolsillos. Simplemente hay que cargarse de paciencia y llevar la ropa adecuada para dejarse llevar por uno de los carnavales más celebrados de Europa.

En mi país el Carnaval se celebra mucho en algunos municipios, pero creo que no alcanza las dimensiones del de Colonia. Y tú, ¿cómo lo celebras? Seguro que hay tradiciones muy parecidas y algunas completamente diferentes. Espero tus comentarios. 🙂

Write A Comment