Durante años nadie había prestado atención al antiguo puerto fluvial de Colonia, el Rheinauhafen. Era simplemente un lugar de carga y descarga para los barcos del Rin, y ni siquiera eso, ya que dicha función hacía tiempo que había pasado a la historia.

Mucho tiempo tuvo que pasar hasta que se decidiera qué hacer con ese puñado de ruinas. Mientras tanto algunas series policíacas habían usado el área como estudio de grabación e incluso la conocida feria de la moda Bread and Butter tuvo su origen aquí.

A pesar de las voces en contra del proyecto de algunas iniciativas de vecinos, en 2002 se inició la remodelación y no fue hasta 2010 que se inauguró. Por suerte se decidió que los nuevos edificios, a pesar de tener un corte moderno, se mantuvieran en una línea más bien discreta para no hacer la competencia a los edificios históricos. La excepción a dicha discreción son sin duda las Kranhäuser (en español “casas-grúa”). Tres rascacielos en forma de “L” invertida, dos destinados a oficinas y uno a apartamentos, que han cambiado la silueta de Colonia desde su construcción.

Kranhäuser, Köln, Colonia, Cologne, Rheinauhafen
Las Kranhäuser

Rheinauhafen, Kranhäuser, Colonia, Köln, Cologne

Rheinauhafen, Köln, Colonia, Cologne, Elisabeth von Treskow
La plaza más bonita: Elisabeth von Treskow.

El Rheinauhafen abarca desde el edificio KAP en el Südkai hasta el museo del chocolate. Se trata de un nuevo barrio o Veedel (como lo llaman en colonés) con viviendas, negocios, edificios históricos reformados con gracia, galerías de arte y restaurantes. Aunque las comparaciones sean odiosas, me recuerda a la Speicherstadt de Hamburgo o a Puerto Madero en Buenos Aires. Dos ciudades que también han sabido integrar en su paisaje actual sus antiguos puertos. ¡Si tenéis la suerte de visitar estas ciudades no os lo perdáis! Bien vale la pena una visita.

De los edificos cabe destacar el Siebengebirge: un antiguo almacén de color mostaza que ahora alberga apartamentos de lujo. Las tareas de renovación fueron difíciles pero en cuanto se corrió la voz de que iban a convertirlo en viviendas, volaron. La resonancia fue tan bestia que hasta decidieron abortar la idea original de reservar parte del espacio para oficinas y decidieron dedicarlo todo a 138 apartamentos. Ojalá mi sueldo diera suficiente como para poderme comprar uno pero hablamos de palabras mayores…

Rheinauhafen, Siebengebirge, Südbrücke, Köln, Colonia, Cologne
El edificio Siebengebirge con el puente Südbrücke al fondo

Las antiguas grúas también forman parte del paisaje: de las 40 que había originalmente se salvaron únicamente 5. La más famosa, apodada Herkules, necesitaba 6 operarios para funcionar. Su tarea más heroica fue sin duda en 1924 cuando cargó la campana más prominente de la catedral: el “Decke Pitter”, que pesa unos 24.000 kg.

Rheinauhafen, Kranhäuser, Köln, Colonia, Cologne
Una de las antiguas grúas

Además alberga dos museos de notoria importancia. El museo del chocolate, sin duda la mayor atracción turística de la zona, situado en un edificio en forma de barco no es para mi gusto de visita obligatoria pero tienen una tienda y una cafetería que harán las delicias de los golosos. Además cuentan con una fuente de chocolate donde mojar galletitas y una selva tropical. El segundo museo es el del deporte alemán y las Olimpiadas. A parte de glorificar a estrellas nacionales como Boris Becker o Steffie Graf dedican una parte de la exposición a los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936 bajo el régimen nazi. Un dato importante para los amantes de la fórmula 1: encontraréis el coche que hizo campeón del mundo por segunda vez a Michael Schumacher.

Schokoladenmuseum, Köln, Colonia, museo del chocolate, qué ver, Cologne
El museo del chocolate

En cuanto sale un rayo de sol el paseo se llena de gente. Daros una vuelta, os sorprenderá. Hay suficiente espacio para todos: skaters, ciclistas, segways, peatones…

¿Todavía necesitas más razones para darte una vuelta por allí? 🙂

¿Cómo llegar?

En autobús: con la línea 133 parada Schokoladenmuseum o Rheinauhafen / En metro: parada Ubierring de las líneas 15 o 16

¿Dónde pararse a reponer fuerzas?

Comida turca: Bona'me / Comida griega: Limani / Crêpes Lounge Rheinauhafen

Write A Comment